ADR Salamanca
672 082 814
n.briz@nachobriz.com

Oxido de etileno, uno de los gases más usados en la industria química.

Oxido de etileno, uno de los gases más usados en la industria química.

La planta de Industrias Químicas de Óxido de Etileno (IQOXE), que en enero de este año sufrió la explosión en el polígono de la petroquímica de Tarragona, es de reciente construcción.

De hecho, la última ampliación fue inaugurada en julio de 2019, con la presencia de los directivos de la empresa y autoridades locales de La Canonja, el municipio al que pertenece y que supuso una inversión para la empresa de diez millones de euros.

La planta produce derivados de óxido de etileno, que se utilizan en la industria cosmética, de limpieza y de la automoción, con la producción de espumas, detergentes o anticongelantes, entre otros.

La idea de los directivos de la empresa era el pasado julio de construir una nueva fábrica que les permitiera doblar la producción de etileno y dar empleo a unas 500 personas, según el diario Més Tarragona. Ahora mismo trabajaban unas 200 personas y ya se trabajaba en la ampliación de la planta, informa Gabriel Ubieto.

IQOXE es el productor de referencia de óxido de etileno y glicoles en España y Portugal, con una capacidad para generar 140.000 toneladas anuales.

El óxido de etileno es un compuesto versátil utilizado en la producción de otros productos químicos para una variedad de aplicaciones industriales y productos de consumo cotidiano, incluidos productos de limpieza para el hogar, artículos de cuidado personal y telas y textiles.

Aplicaciones de consumo

La mayor parte del óxido de etileno se usa como producto intermedio en la producción de otras sustancias químicasque se usan para fabricar productos, como telas para ropa, tapicería, alfombras y almohadas. Se usa para producir etilenglicoles para anticongelante para motores que mantiene nuestros automóviles funcionando. Otros derivados de óxido de etileno se usan en limpiadores domésticos y artículos de cuidado personal, como cosméticos y champús.

Aplicaciones médicas

Los procesos de esterilización con óxido de etileno pueden desinfectar productos médicos y farmacéuticos que no son compatibles con procedimientos convencionales de esterilización con vapor a alta temperatura. Los dispositivos médicos sensibles al calor y delicados que incluyen plásticos y piezas electrónicas pueden deformarse o dañarse de otra manera mediante la esterilización por vapor. El gas de óxido de etileno, un esterilizador de baja temperatura, no dañará estos tipos de dispositivos médicos.

El óxido de etileno también se utiliza para esterilizar otros productos de cuidado de la salud, como vendas y ungüentos, reduciendo los posibles daños al producto como resultado de otros medios de esterilización. Aproximadamente un 50 por ciento de los suministros médicos se esterilizan con óxido de etileno, lo que hace que sea esencial para la industria del cuidado de la salud de EE. UU.

Aplicaciones industriales

El etilenglicol, derivado del óxido de etileno, se usa para la fabricación de fibra de vidrio utilizada en productos que van desde motos de agua hasta bañeras y bolas de bolos, además de la resina de plástico de polietileno tereftalato (PET) para hacer contenedores de bebida y película de empaque. Los derivados del óxido de etileno se usan como ingredientes en limpiadores industriales, líquidos de transferencia de calor, poliuretanos y plastificantes.

Información de seguridad

Exposición al óxido de etileno

Cualquier posible asociación entre el óxido de etileno y el cáncer está vinculada solamente a una exposición crónica. Existe un riesgo mínimo de cáncer para la población general, ya que la mayoría de las personas no están expuestas a cantidades significativas de óxido de etileno.

El estándar de uso de óxido de etileno de la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) de EE. UU. requiere que los empleadores donde hay óxido de etileno presente en el lugar de trabajo vigilen la exposición de los empleados. Según el estándar de uso del óxido de etileno de la OSHA, los empleadores deben proporcionar vestimenta y equipos de protección adecuados a los empleados que puedan quedar expuestos al óxido de etileno. El Instituto Nacional para la Salud y Seguridad Ocupacional y la Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales también proporcionan pautas para la exposición industrial al óxido de etileno.

Regulaciones

Las fuentes de emisiones de óxido de etileno a la atmósfera están reguladas por la Normas Nacionales de Emisiones de la EPA para Contaminantes Peligrosos del Aire. Estas normas requieren, entre otras cosas, la instalación de dispositivos de control para reducir las emisiones, la vigilancia de emisiones, las pruebas de desempeño, los parámetros operativos específicos del sitio y la generación de informes y el mantenimiento de registros constantes. El Inventario Nacional de Emisiones (NEI) de la EPA de 2014 informó una tendencia a la baja en las emisiones nacionales de óxido de etileno para el sector industrial (de 716.49 toneladas al año en 2002 a 153.16 toneladas al año en 2014).

Además, las compañías que fabrican y trabajan con óxido de etileno invierten en tecnologías de investigación y administración de productos para poder continuar ayudando a proteger a las comunidades, con tecnologías avanzadas para hacer un seguimiento y gestionar las emisiones y también para evaluar e implementar nuevas tecnologías. Los fabricantes también comparten las mejores prácticas para producir, enviar y manipular el óxido de etileno de forma responsable.

Respuesta a preguntas

¿Se expone la población general al óxido de etileno?

El óxido de etileno está presente en el medioambiente y es creado por diversas fuentes, lo que incluye plantas y el calentamiento de aceites para cocinar. El cuerpo humano también convierte el etileno en óxido de etileno. La exposición al óxido de etileno varía en entornos urbanos, suburbanos y rurales.

Las emisiones de óxido de etileno de la fabricación industrial y otras aplicaciones están estrictamente reguladas por las leyes federales y, en algunos casos, las estatales y locales.

¿Cómo se regula el óxido de etileno para la seguridad del trabajador?

La OSHA ha establecido límites de exposición para los empleados que trabajan en instalaciones con presencia de gas de óxido de etileno. Además, los empleadores deben proporcionar vestimenta y equipo de protección adecuados a los empleados que puedan quedar expuestos al óxido de etileno. El Instituto Nacional para la Salud y Seguridad Ocupacional y la Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales también proporcionan pautas para la exposición industrial al óxido de etileno.

¿El óxido de etileno puede provocar cáncer?

Cualquier posible asociación entre el óxido de etileno y el cáncer está vinculada solamente a una exposición crónica. Existe un riesgo mínimo de cáncer para la población general, ya que la mayoría de las personas no están expuestas a cantidades significativas de óxido de etileno.

De hecho, un estudio integral sobre exposición durante toda la vida de los trabajadores en las instalaciones de producción de óxido de etileno no encontró un exceso de riesgo de cáncer estadísticamente significativo debido a la exposición al óxido de etileno. Un resultado similar fue encontrado en Míchigan cuando el estado analizó la población cerca de una instalación que utilizó óxido de etileno en Grand Rapids.

¿La EPA ha advertido de un riesgo elevado de cáncer debido a los niveles de exposición al óxido de etileno?

En 2016, el programa Sistema de Información de Riesgo Integrado (IRIS) de la EPA publicó un valor cancerígeno actualizado basado en el modelado. Una serie de revisiones independientes han planteado preocupaciones sustanciales sobre el programa IRIS de la EPA en general y sobre sus hallazgos con respecto al óxido de etileno en específico. Por ejemplo, la Comisión de Texas sobre Calidad Ambiental(TCEQ) ha señalado que “el modelo de la EPA sobreestima la potencia cancerígena del óxido de etileno”.

En 2011, la Academia Nacional de Ciencias (NAS) también criticó la calidad científica de las evaluaciones IRIS, resultado de la dependencia del programa sobre suposiciones excesivamente conservadoras y predeterminadas en su modelado e información científica obsoleta. Además, dos Consejos Consultivos Científicos de la EPA describieron problemas similares y adicionales con la evaluación IRIS del óxido de etileno.

La evaluación del óxido de etileno también incluye errores en el modelado de exposiciones históricas al óxido de etileno. Estos errores combinados dan como resultado un valor que se basa en ciencia selectiva y dan lugar a un valor cancerígeno excesivamente conservador. De hecho, el valor cancerígeno del óxido de etileno derivado del modelado de la EPA es 19 000 veces inferior a los niveles normales y naturales de óxido de etileno presente en el cuerpo humano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *